Dos palabras cobran fuerza, cada vez más, en el mundo de la construcción: sostenibilidad y sustentabilidad. Ahora es común ver en las ciudades proyectos inmobiliarios que se promocionan bajo estas dos ideas. Sin duda alguna, suenan atractivas para el consumidor final. Pero, ¿cuál es su verdadero significado? ¿En qué se diferencian? ¿Cuáles son los beneficios que traen? La ambigüedad de ambos términos crean confusión. Por esta razón se ha convertido en un importante punto de discusión entre la comunidad de la construcción.

 

El debate parte de la traducción de ‘sustainability’. Muchos se preguntan si trata de una diferencia conceptual o solo lingüística. En verdad es una mezcla de las dos, a lo que se suma un tema geográfico–cultural. Son formas de resumir dos maneras de ver el mundo: una latinoamericana y otra europea. La palabra sostenibilidad nace con el informe Brundtland de 1987, por una comisión de las Naciones Unidas. De este informe se origina el término ‘desarrollo sostenible,’ el cual busca “satisfacer las necesidades de las generaciones presentes, sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades”. Los europeos utilizan este término, que los remite a su raíz “sostener” y “sostén”.

 

En Latinoamérica, en cambio, se prefiere la palabra sustentabilidad, que viene de “sustentar” y “sustento”. Se argumenta que ahí está la diferencia: lo sustentable es autónomo y “alimentaría” a quienes son parte del sistema. Lo sustentable, por su parte, tiene que ver con la “manutención”; es decir, todo lo relacionado con el mantenimiento del sistema, en cuanto a su permanencia en el tiempo.

 

30 años atrás, algunos países de Europa vieron que la actividad de la construcción causaba un impacto de entre el 32% y 38% en el cambio climático mundial. Estos estudios pusieron en alerta a las potencias y las empujó a desarrollar metodologías para que las edificaciones sean más amigables y mitigar las consecuencias ambientales. Alemania e Inglaterra fueron las primeras que dieron énfasis a esta problemática y desarrollaron regulaciones específicas.

 

El Building Research Establishment’s Environmental Assessment Method (BREEAM) fue el primer sistema diseñado, en1990, para verificar los aspectos de sostenibilidad ambiental en las construcciones. Para obtener esta certificación, una tercera entidad analiza y aprueba que la edificación cumpla con los estándares requeridos. Geográficamente, BREEAM es más relevante en el Reino Unido debido a que fue concebido allí y se encuentra adaptado a la normativa local.

 

 

En Estados Unidos, el Environmental Protection Agency (EPA) fue la primera entidad que habló sobre la contaminación causada por el aire acondicionado en los edificios y el alto consumo energético que se gasta en climatización de ambientes. Con este contexto, intervino la empresa privada que, junto con organizaciones ambientales, fundaron el USA Green Building Council. Esta institución desarrolló el Leadership in Energy & Environmental Design (LEED), que también proporciona un marco completo para evaluar la ecoeficiencia de las construcciones y cumplir los fines de sostenibilidad. Este sistema es más popular en países latinoamericanos, como el nuestro.

 

Si una construcción ha obtenido buenos resultados en LEED, lo más probable es que también obtenga una buena puntuación en BREEAM. Pero puede no ocurrir lo mismo en sentido contrario. LEED hace hincapié en el confort de los ocupantes, consumo energético, facilidades de movilidad urbana y reducción de emisiones CO2. BREEAM, en cambio, se fija en la seguridad de peatones y ciclistas, con objetivos más altos en lo que se refiere a movilidad no contaminante. También es más fuerte en la gestión del agua y en la acústica de las obras.

 

Existe un debate a la hora de elegir BREEAM o LEED, pero ambos coexisten. Cada uno tiene sus beneficios y desventajas. La elección entre uno u otro dependerá del proyecto y cómo se adaptan al contexto local. A continuación le presentamos un resumen de las dos certificaciones internacionales de construcción sustentable más importantes del mundo.

 








Suscríbase a nuestro Boletín

 

 

 

 

 
Copyright © 2018 Mundo Constructor