Al finalizar una construcción o una remodelación, luego del torbellino que implica el trabajo de albañilería, hay mucho por limpiar. La obra necesita estar impecable antes de dar paso a los futuros ocupantes. Actualmente, hay empresas que se especializan en limpiar obras finalizadas, y cuentan con los productos, equipos, maquinaria y conocimientos técnicos.

 

Esta labor consiste en eliminar la suciedad y restos de materiales para que los espacios sean habitables para los propietarios. “Presentar certificaciones al cliente es importante porque así se genera confianza”, sostiene Édgar Santacruz, fundador de Limsanpa, compañía dedicada al aseo industrial.

 

Al igual que todo negocio, las empresas de limpieza deben evolucionar en el uso de productos y equipos con tecnología de punta. Esto, sin duda, asegurará la excelencia y rapidez de los procesos. Los contratistas siempre van a solicitar certificaciones como la ISO 9001, detalla Edgar.

 

Otro aspecto, dentro de esta prestación de servicios, es la formación del personal en la manipulación de productos químicos para la eliminación de residuos de construcción. Edgar añade que “además de las capacitaciones, reforzamos los procedimientos durante una charla, todos los días, cinco minutos antes de empezar la jornada”.

 

Sin duda, es más demandante que la limpieza tradicional. “Uno aprende la técnica en pocos meses, pero cada obra es diferente, con sus propios desafíos, y se necesita desarrollar nuevas habilidades”, expresa César Santacruz, gerente de la empresa Francer.

 

 

El trabajo incluye el uso de escaleras y equipos de altura, por lo que se debe seguir estrictos normas de seguridad. “Actualmente, los andamios ya no son aptos para realizar este tipo de tareas. Todo se hace con sillas de descenso, arneses y equipos de altura”.

 

Trabajadores dedicados a esta actividad deben considerar todos los cuidados para proteger su salud. Por eso, es indispensable llevar máscaras y tapones para los oídos y evitar que el conjunto de partículas sólidas ingresen al organismo. “En lo que corresponde a Seguridad Industrial, se utiliza gafas, guantes, cascos, rodilleras y zapatos de punta de acero cuando la obra todavía no ha terminado”, explica Santacruz.

 

Si no se ha realizado una preventa de la casa o departamento, el aseo del espacio es supremo porque esto puede determinar que se efectúe la compra. Inclusive, en ciertos casos, las empresa de limpieza son las encargadas en entregar las llaves a los propietarios, al corredor de bienes raíces, o al administrador del edificio o conjunto.

 

Para prolongar la vida útil de las instalaciones, los expertos también aconsejan establecer un calendario de mantenimiento de limpieza. De esta manera, se evitará que la suciedad las deteriore, y se asegura que perdure su aspecto.

 

Plazos

Los constructores buscan puntualidad en las fechas de entrega. No obstante, hay que tomar en cuenta que si los obreros están aun trabajando a la par con la limpieza, los plazos pueden alargarse. Esto reside en que “los maestros no han culminado sus labores, por lo tanto el proceso de limpieza no puede ejecutarse hasta el final. “Es algo muy usual en las construcciones”, asegura Edgar.

 

En promedio, se calcula que un área desocupada de 500 metros toma en estar impecable entre uno a dos días con una cuadrilla de ocho a 10 personas. Cada miembro asume tareas específicas en los diferentes espacios.

 

Francer, por ejemplo, estuvo a cargo de la limpieza post-construcción del nuevo Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, en Tababela. El trabajo se lo hizo de forma progresiva en un total de cinco meses, ya que las entregas eran por áreas.

 

En total fueron 80.000 metros cuadrados y estuvieron involucrados 64 obreros, incluidos los de limpieza, supervisores e ingenieros en Seguridad Industrial. Para César Santacruz, la experiencia de trabajar con una transnacional fue positiva porque “son las exigencias son muy altas”.

 

 

Retos al trabajar en altura

Un punto que los constructores deben considerar es que toda estructura requiere de mantenimiento permanente y, para eso, el diseño debe ser funcional. César explica que en algunos casos no se instalan puntos de anclaje para descender en las sillas. “He visto edificios en que los propietarios se ven obligados a cambiar todos los vidrios porque no hay otra forma de limpiar. No se puede bajar por las paredes y es imposible introducir maquinaria porque hay jardineras. Uno tiene que idearse para limpiar a presión o destejar”.

 

Método de estimación de servicios

Los precios del trabajo varían según factores como la superficie del espacio, tiempo de entrega y la complejidad de la estructura. Generalmente, empresas que brindan estos servicios prefieren hacer una visita previa al terreno para completar la estimación y contemplar los riesgos.

 

Entre las prestaciones se detalla: quitar polvo, limpiar y aspirar todas las áreas (incluye suelos, baldosas, espejos, alfombras), suprimir marcas como huellas por contacto y pintura desparramada, quitar autocolantes de aparatos (ejemplo: refrigeradora) y vidrios, pulir ciertas superficies como mármol, lavado de chimeneas, eliminar basura generada en la albañilería y ventilar la edificación. Al momento de entrega, todos estos trabajos dejarán a la obra brillante y causarán una sensación de satisfacción en el propietario.








Suscríbase a nuestro Boletín

 

 

 

 

 
Copyright © 2018 Mundo Constructor