La construcción modular es tan antigua como las primeras civilizaciones y tan omnipresente como los ladrillos. Aun así, es poco común ver a un arquitecto reinventar las piezas de construcción como José María Sáez y David Barragán: arquitectos ecuatorianos que construyeron una casa con 900 bloques de hormigón idénticos.

 

Se trata de la Casa Pentimento, ubicada a las afueras de Quito, y con vista al volcán Ilaló y la cordillera de los Andes. Es un proyecto desarrollado con 900 piezas idénticas de hormigón situadas en un montaje de cuatro posiciones  -como bloques de LEGO– para crear la estructura general de la casa que incluye mobiliario, escaleras y una fachada-jardín.

 

Es un proyecto que integra naturaleza con arquitectura: se encuentra árboles dentro de las habitaciones, muros de macetas que soportan la casa, rendijas que filtran vegetación la luz. Además, las rendijas -al interior- sostienen piezas de madera en volado, que se convierten en estanterías, asientos, mesas y escalones.

 

Gracias al clima templado de la región, no hay necesidad de aislamiento. “No tienes que construir a la perfección. Es como Adán y Eva, trabajando en el paraíso, no es necesaria la arquitectura compleja, sólo un refugio del sol y la lluvia. Así que puedes construir y vivir de una manera más sencilla de cerca con la naturaleza", dice Sáez.

 

Fuente: Gizmodo








Suscríbase a nuestro Boletín

 

 

 

 

 
Copyright © 2018 Mundo Constructor