El terremoto del 16 de abril ha traído a la mesa de debate temas como la prevención. Y en eso, según los expertos, Ecuador es un país que aún tiene mucho por hacer.

 

Un indicador que va de la mano con el desarrollo económico y con la cultura de prevención es la cantidad de pólizas de seguros colocadas en el mercado. ¿Por qué? Porque cuando existe un mejor desempeño de la economía, las personas tienden a preocuparse más por asegurar el patrimonio que han acumulado a través del tiempo.

 

Paulo Salazar, director de Marketing de Oriente Seguros, comenta que a raíz del terremoto del 16 de abril, ha evidenciado un incremento en la demanda de seguros orientados a proteger bienes inmuebles. Esto se da en contraposición a lo que sucede en el sector de la construcción, que por el estado actual de la economía, se ha contraído. Por lo tanto, la planificación y ejecución de nuevos proyectos se ha reducido y, en consecuencia, la cartera de seguros que se colocan en esta industria también se ha afectado.

 

Productos para el constructor

El mercado de los seguros para construcción es bastante amplio y con diversos alcances. En general, existen dos tipos: uno enfocado en cubrir daños materiales que pudiera sufrir un proyecto durante su ejecución, y otro que garantiza la obra ya terminada, como es el caso de los seguros contra incendios y desastres naturales.

 

Los beneficios que tiene el constructor al adquirir una póliza de este tipo son varios. Por ejemplo, algunos productos de Oriente Seguros abarcan coberturas relacionadas a accidentes de los obreros en el trabajo, daños a la maquinaria, protección de equipos durante el montaje o desmontaje y el deniminado ‘Todo riesgo construcción’, que “cubre los daños materiales causados a las obras civiles durante su edificación e incluye cobertura para daños a terceros”, señala Salazar.

 

Para acceder a estos productos, el constructor debe presentar documentación en la que se detalle las especificaciones del proyecto, el cronograma valorado de la obra, la memoria descriptiva y los estudios de suelo. Una vez que la empresa aseguradora recibe esta información, presenta la oferta y se cierra el trato.

 

 

Garantía de calidad

La fianza es otra forma de precautelar la seguridad de una construcción. En este caso, las empresas que garantizan la obra observan que el contratista cumpla las cláusulas y que adquiera materiales de la calidad acordada, todo esto con el objetivo de asegurar que el proyecto perdure en el tiempo.

 

Teresa Peña, presidenta ejecutiva de Seguros Confianza, afirma que este mercado ha sufrido un decremento del 6%, “puesto que las fianzas se mueven de la mano con la inversión pública. Por ley, el Estado debe tener garantes para que la obras se cumplan según lo estipulado en el contrato”. No obstante, desde este sector económico se ha buscado que los constructores y contratistas privados conozcan los beneficios de las fianzas, para que así este tipo de servicio minimice su dependencia de la inversión pública.

 

Las fianzas pueden prever varios aspectos de la obra, entre los principales están la garantía de cumplimiento de contrato, buena calidad de materiales y el correcto uso del anticipo, por mencionar algunas relacionadas a la construcción.

 

También se puede obtener una fianza relacionada al cumplimiento de normas específicas, algo que podría ser aprovechado por los Gobiernos Autónomos Descentralizados como un recurso para asegurar que los proyectos sigan la Norma Ecuatoriana de la Construcción.

 

Peña ve en esta opción un camino para minimizar riesgos en caso de desastres naturales, como el ocurrido en abril en la costa ecuatoriana. “Tener una fianza que garantice el cumplimiento de la normativa podría ser un instrumento importante para garantizar que la calidad de las construcciones sea la indicada por la NEC”.

 

Entre los requisitos que debe presentar el constructor para acceder a una fianza es demostrar su trayectoria. Hay que puntualizar que las empresas que brindan este servicio cumplen la misma función que la del garante, cuando una persona pide un préstamo, es decir, certifica el cumplimiento de las obligaciones que se adquieren.

 

Para demostrar la experiencia, por ejemplo, si una empresa participa para la construcción de un hospital, debe contar con experiencia en obras relacionadas al sector de la salud. Tiene que contar con un patrimonio que respalde la ejecución y entregar las garantías correspondientes a la aseguradora.

 

Desde una óptica general, Peña comenta que Ecuador tiene más garantías emitidas que sus vecinos de Colombia y Perú, debido a que el Estado está obligado a contratar estos servicios cuando desarrolla una obra pública. En los dos países vecinos, en cambio, es más común la emisión de fianzas en el sector privado, lo que no es frecuente en nuestro país.

 

Tanto Oriente Seguros como Seguros Confianza, afirman sus voceros, realizan campañas continuas con el objetivo de incentivar la adquisición de seguros y fianzas que permitan cubrir y garantizar las obras, tanto las que están en construcción como las finalizadas.








Suscríbase a nuestro Boletín

 

 

 

 

 
Copyright © 2018 Mundo Constructor