La Central Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, ubicada en las provincias de Napo y Sucumbíos, es la principal obra de infraestructura construida en la historia de Ecuador. La entrada en operación de sus ocho unidades generan 1.500 MW de potencia y una energía media anual de 8.743 GWh, lo que abastecerá a todos los hogares ecuatorianos, aproximadamente el 30% de la demanda nacional.

 


Reseña histórica

 

La construcción de esta importante obra se remonta a finales de la década de los 60, cuando el Instituto Ecuatoriano de Electrificación (INECEL) realizó los primeros estudios en la cuenca del río Coca. Sin embargo, fue en 1976 cuando ese organismo plasmó la prefactibilidad de este afluente e identificó al Proyecto Coca Codo Sinclair como el más idóneo.

 

Diez años más tarde, en 1986, el INECEL inició las investigaciones de factibilidad del aprovechamiento de ese recurso natural, cuyas conclusiones se definieron en 1992. En el 2007, época en que las condiciones de abastecimiento eléctrico eran críticas en el país, fue cuando el Gobierno Nacional decidió dar un nuevo impulso a la generación hidroeléctrica e inició en el año 2011 la construcción de ocho centrales hidroeléctricas, entre ellas, la más importante, Coca Codo Sinclair.

 

A raíz de esto, la construcción de este Proyecto Hidroeléctrico fue declarado como estratégico y prioritario, para lo cual se realizó un rediseño de los planes y se destinaron recursos para iniciar la ejecución de la obra.

 

SINOHYDRO Corporation, empresa especializada en infraestructura energética, fue la encargada de la construcción de la Central. La fiscalización estuvo a cargo del consorcio CFE–PYPSA – CVA–ICA y la Corporación Eléctrica del Ecuador es la entidad responsable de su operación y mantenimiento continuo. 

 

1500 MW es la potencia que generan las ocho unidades de la central hidroeléctrica más grande del país y una energía media de 8.743 GWH, abasteciendo el 30% de la demanda nacional.

 

Casa de máquinas 

 

Frentes del proyecto

 

1. Obra de Captación: se ubica en el río Coca, a un kilómetro de la confluencia del río Quijos y el Salado. Está compuesta por una presa de enrocado de hormigón, ocho vertederos de excesos, la bocatoma y un desarenador de ocho cámaras, que impiden el paso de partículas de sedimento mayores a 0,25 mm de diámetro.

 


2. Túnel de Conducción: en un inicio fue considerado como la ruta crítica del proyecto, por ser la más difícil de intervenir. Para su construcción se requirió el uso de dos máquinas Tunnel Boring Machine (TBM), fabricadas en Alemania por la firma HERRENKNECHT. El túnel tiene una longitud de 24,83 Km., y es la estructura encargada de conducir el agua hacia el Embalse Compensador.

 

3. Embalse Compensador: se trata de un embalse artificial de regulación diaria, conformado por una pantalla impermeable de hormigón de 58,50 m de altura. Permite almacenar un volumen total de 1’300.000 m3 y 904.700 m3 de volumen útil, el cual permitirá alcanzar la generación de 1.500 MW de energía.

 

4. Tuberías de Presión: el agua represada en el embalse compensador ingresa a través de dos tuberías de presión de 1.900 m de longitud y 5,80 m de diámetro, las cuales cuentan con una caída de 620 m. Cada una tiene cuatro ramificaciones,
que permiten alimentar de agua a las ocho unidades, ubicadas en la Casa de Máquinas.

 

5. Casa de Máquinas: fue excavada al interior de un macizo rocoso. Tiene 220 m de largo, por 26 m de ancho y 47,80 m de alto. Ahí se alojan ocho turbinas de tipo Pelton, cada una con una potencia de 187,5 MW, las cuales permiten alcanzar un
total de 1.500 MW de potencia.

 

6. Obras de descarga: una vez turbinada, el agua utilizada en todo el proceso se restituye al río Coca, en el sitio denominado Codo Sinclair.

 

Implantación del proyecto Coca Codo Sinclair

 

Beneficios ambientales

 

Coca Codo Sinclair no solo representó un enorme reto constructivo para Ecuador, sino que constituyó un fuerte compromiso con el medioambiente. Su entrada en operación reducirá aproximadamente 3,45 millones de toneladas anuales de CO2, lo cual equivale a la descarga que emiten 1,2 millones de vehículos en el mismo periodo.

 

Entre los objetivos de CELEC EP–Coca Codo Sinclair también se encuentra el conservar la cuenca hidrográfica, queabastece de agua a los ríos Quijos y Salado, con el fin de asegurar los caudales de generación.

 

Para ello se brindó capacitación a los habitantes de la zona de influencia. Estas acciones ayudarán a conservar los ecosistemas en las cuencas altas y reducir los procesos de erosión del área.

 

Otra de las actividades que se realizan, como parte del manejo ambiental de la zona de influencia, es el control forestal en las vías de acceso a la central y la recuperación de la cobertura vegetal en el área de construcción.

 

Obra de captación

 

Entrada al túnel de conducción

 

3 millones de toneladas de CO2 se reducirían anualmente

 

 

Beneficios sociales

 

La construcción de esta megaobra requirió el despliegue de un gran contingente humano; se generaron más de 7.000 empleos directos y 15.000 indirectos. Esto también involucró la utilización de tecnología de última generación, lo que permitió
cumplir con altos estándares de calidad técnicos, de ingeniería y ambientales.

 

CELEC EP-Coca Codo Sinclair financió la construcción de una nueva línea de subtransmisión eléctrica entre Nueva Loja y una en Lumbaquí, en donde también se construyó una subestación, que permitió mejorar el servicio de energía eléctrica y mejorar la calidad de vida de los pobladores de esta región.

 

La ejecución de este proyecto, igualmente, ha incluido la generación de nuevas prácticas de compensación a través de programas de desarrollo integral sostenible; entre ellos la implementación y mejoramiento de sistemas de alcantarillado, agua potable y tratamiento de desechos.

 

Se ha apoyado en el mejoramiento de la infraestructura de varios centros educativos y de salud cercanas al proyecto, beneficiando a cerca de 16.000 habitantes de las zonas aledañas a la obra.

 

Sin duda, los beneficios que traerá la construcción de Coca Codo Sinclair no solo serán para los habitantes de las zonas de influencia, sino para todo el país. Gracias a la central, el Estado ahorrará alrededor de USD 613 millones al año, tras dejar de
importar combustibles fósiles para energía termoeléctrica.

 

La Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair ayudará alcanzar la soberanía energética y contribuirá al desarrollo de la matriz productiva de Ecuador. Sin embargo, su principal logro es la generación de energía limpia, renovable y eficiente.

 

7.000 empleos directos y 15.000 indirectos se han creado

 

Túnel de conducción

 

Embalse 





Una vitrina que exhibe los productos más novedosos del sector de la construcción.


 








Suscríbase a nuestro Boletín

 

 

 

 

 
Copyright © 2017 Mundo Constructor