¿Qué es un captador de viento tradicional?

15 noviembre 2021
Antes de que el aire acondicionado estuviera disponible, las personas que vivían en áreas con climas duros no tenían más que medios naturales para ventilar sus espacios y controlar la temperatura interior. Para ello, tomaron en cuenta varios factores externos como su ubicación, la orientación con respecto al sol y al viento, las condiciones climáticas de su zona y también los materiales locales. Imagen tomada de Plataforma Arquitectura Un atrapavientos es un elemento arquitectónico de enfriamiento tradicional que se ha utilizado durante miles de años en países con climas cálidos severos. A lo largo de los años, crecieron en popularidad y se encontraron en países de Oriente Medio, África del Norte, Asia Occidental y Central, debido a sus medios pasivos y eficientes de proporcionar ventilación. Sin embargo, como se trata de una estructura particularmente específica del sitio, cuya eficiencia varía según la región y las condiciones climáticas, cada país adaptó el diseño de la torre a sus respectivas características ambientales. Diseño y función El movimiento del aire es creado por la subida del aire caliente y la bajada del aire frío. A medida que el aire sobre la tierra comienza a volverse más cálido, se eleva y crea un área de baja presión. Cuando el aire continúa subiendo, se enfría y se mueve hacia las superficies del agua, donde cae y crea un área de alta presión, empujando el aire frío hacia la tierra. Este movimiento de áreas es lo que crea el viento. Un atrapavientos es una estructura similar a una chimenea hecha de arcilla, madera o ladrillos, construida en la azotea de casas, mezquitas o cuartos de almacenamiento para aprovechar la brisa fresca y dirigirla hacia abajo dentro del espacio interior. Imagen tomada de Plataforma Arquitectura La forma en que funcionan estas torres es dirigiendo el viento frío que circula en los niveles más altos hacia abajo a través de aberturas verticales con lados oblicuos (también conocidas como aberturas direccionales) dejando abierto solo el eje opuesto al viento entrante. Una vez que el aire frío ingresa al espacio, el aire caliente que circula dentro se expulsa a través de las aberturas creadas en el lado opuesto del captador de viento. En las áreas que no cuentan con brisas frescas, los atrapavientos actúan como chimeneas y empujan el aire caliente hacia arriba y hacia afuera a través de las aberturas de la torre, regulando el ambiente interior de la casa. Leer también >>Buenos Aires ofrece vista online de sus edificios emblemáticos La expansión de los atrapavientos en diferentes naciones generó cambios en su diseño, lo que resultó en estructuras unidireccionales, bidireccionales, multidireccionales y hasta, en algunos casos, cilíndricas, todas ellas dependientes de la dirección del viento y la ubicación exacta del edificio. Si bien no existe un diseño único para todos, un atrapavientos tradicional es una torre vertical de sección cuadrada con cuatro aberturas direccionales/oblicuas y hojas o ejes internos ocasionales. La altura de la torre, el número de lados y aberturas y la cantidad y posición de las hojas interiores influyen en la eficiencia de los atrapavientos, impactando en la velocidad y turbulencia del flujo de aire. Algunas de estas soluciones de ventilación pasiva incluyen ventilación de un solo lado, ventilación cruzada, ventilación de chimenea y el efecto chimenea. Sin embargo, varios estudios han demostrado que los atrapavientos son de hecho más eficientes que las ventanas, especialmente en áreas densas donde la circulación del viento está restringida. Texto original tomado de Plataforma Arquitectura.

Tags:

Mundo Ekos
¡Regístrate!
y recibe contenido PREMIUM
SUSCRÍBETE