Alta inflación en el sector de la construcción

21 enero 2023

La recuperación de la economía de 4,2% del PIB en 2021, no vino acompañado de crecimiento en el sector de la construcción, que reflejó una caída de su PIB sectorial en -6,6% y con perspectivas de pasar a terreno positivo en 2022. La reactivación del ingreso y consumo de los hogares, incremento de remesas, y mayor flujo de ingresos de dólares al país vía exportaciones y crédito de organismos internacionales, promovieron el aumento de liquidez en la economía que impulsa el aumento de la demanda de proyectos inmobiliarios y las colocaciones de crédito destinados a la adquisición, construcción y remodelación de viviendas y edificios.

Podría interesarte: 10 formas de incorporar la economía circular a la arquitectura

Sin embargo, el aumento de los precios al constructor, no solo tiene un efecto de mayor demanda, sino del incremento general de precios a nivel internacional que vienen escalando desde 2020 con la pandemia, en 2021 y 2022 por la crisis logística, el conflicto entre Rusia y Ucrania y la ralentización del crecimiento de las principales economías del mundo (Estados Unidos y China), que ha marcado un escenario de incertidumbre económica que alimentan un crecimiento sostenido de los precios internacionales, como los de combustibles, transporte y materiales del sector de la construcción.

En este contexto, la relativa escasez de estos productos y un aumento de los precios de los principales commodities en el mundo, entre ellos, los minerales y metales, presentan un efecto de precios internacionales que se traslada en parte al incremento de los precios locales, registrándose el mayor nivel de inflación al constructor en los últimos 17 años, con un crecimiento anual de 11,23% en abril de 2022.

El precio de “interruptores y tomacorrientes (tacos)” y “tableros contrachapados”, ambos productos relacionados a los acabados de la construcción, han presentado el mayor incremento anual en el mes de abril, en torno al 60,99% y 43,90%, respectivamente. La dinámica inflacionaria de estos insumos responde al reinicio de las obras inmobiliarias, y en el primer caso, el aumento de los metales como el cobre encareció los interruptores y tomacorrientes. 

A nivel de tipo de obra, los precios de la construcción de viviendas multifamiliares y unifamiliares presentaron un incremento anual, en torno al 9,7% y 7,1% respectivamente en abril de 2022. Sin embargo, el nivel de precios de la construcción de viviendas presentó la tasa de variación anual más alta de los últimos 13 años, que refleja un incremento de costos por alza de precios que absorben los constructores reduciendo su margen de ganancia, si no logra ser transferido en parte vía precio de las viviendas al cliente final.

 

Por otro lado, entre los principales materiales de construcción de viviendas y vías, los combustibles crecieron entre el 36,5% y el 76,4% en abril de 2022, con respecto al mismo mes de 2021. Asimismo, los precios de las “emulsiones asfálticas” y el “equipo de maquinaria de construcción vial”, elementos que intervienen en la construcción de carreteras asfaltadas, aumentaron 19,67% y 9,78%, respectivamente; este incremento también está asociado al aumento de los precios internacionales del crudo y sus derivados.

 

Por: Juan Carlos Zabala A. y Jonathan Guamán Ch. - Ekos Research

 

 

Mundo Ekos
¡Regístrate!
y recibe contenido PREMIUM
SUSCRÍBETE