Concreto Fotocatalítico: construcciones que limpian el aire

25 enero 2023
En una época donde hablar de contaminación del aire se ha vuelto tan común, se corre el riesgo de pasar de largo hechos como que tan sólo en México, este problema cueste la vida de 9 mil personas al año. 

A medida que avanza la urbanización, las áreas verdes van desapareciendo y con ellas, los mayores productores terrestres de oxígeno, los árboles.  Detener el crecimiento de las ciudades a estas alturas es impensable, ya que cada vez aumenta más la población. Debido a esto, la industria de la construcción está optando por implementar en sus obras materiales sustentables, un ejemplo destacable es el concreto fotocatalítico.

Este material está compuesto de cemento blanco o gris convencional, sin embargo, tiene un agregado que hace toda la diferencia entre un material común a una verdadera revolución ecológica, y es un compuesto basado en partículas de dióxido de titanio. 

La tecnología del concreto tiene la capacidad de atrapar compuestos contaminantes al contacto con el material. Éstos se adhieren a la superficie, y al chocar los rayos UV del sol, producen una reacción química con la que quedan neutralizadas las partículas dañinas al convertirse en nitratos.

Podría interesarte: Estudio ecuatoriano de arquitectura sostenible fue galardonado en Francia

Posteriormente, éstos últimos serán removidos por el agua de lluvia, y ya en estado inofensivo, incluso pueden servir como una especie de abono. Como ya lo mencionamos, para que pueda ocurrir esta transformación se necesita la luz solar, por lo que este concreto busca posicionarse para construcciones monumentales, con grandes áreas de superficie expuestas a dichos rayos ultravioleta.

Otra ventaja de este concreto es que generará ahorros económicos en el mantenimiento de las construcciones, ya que al absorber y deshacerse de los contaminantes se puede decir que se limpian solas.

Las partículas dañinas son la principal causa del deterioro y decoloración de las fachadas, por lo que también se economiza en insumos como pinturas o sellantes necesarios para mantenerlas en óptimo estado estético.

Se estima que esta tecnología puede ayudar a eliminar hasta en un 30% las partículas dañinas contenidas en la atmósfera, con lo cual ya aporta un gran beneficio al medio ambiente.

Así, el concreto permeable ayuda a que el agua pase a través de él, lo que facilita que la lluvia regrese al subsuelo, y siga su curso natural sin tener que pasar por el alcantarillado. Además, previene inundaciones y el hundimiento de las ciudades.

Leer más: ¿Cómo construir un proyecto residencial sostenible?

Este material es tan versátil como el concreto común, por lo que puede ser usado en infinidad de construcciones como edificios, calles, monumentos, puentes, etcétera.

La resistencia de este concreto es la misma que la del convencional, con el agregado de que al terminar la vida útil de dicho material, puede ser reciclado para crear nuevo.

 

Fuente: Conexiones 365

Mundo Ekos
¡Regístrate!
y recibe contenido PREMIUM
SUSCRÍBETE