Quito desafíos y oportunidades en la construcción - Constructores Positivos

15 septiembre 2022

De la mano de Constructores Positivos, arrancó el foro “Quito: desafíos y oportunidades en la construcción”. En este participaron Henry Yandún, presidente del colectivo Constructores Positivos, Patricio Álvarez, gerente de Álvarez Bravo, Alejo Barrazueta de Barrazueta Constructora, Mauricio Marín de la unidad de planificación el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda y José Andrés López, viceministro del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda. 

El foro se centró en los dolores que tiene la parte de planificación ciudadana, las normativas de las casas VIP Y VIS y se ahondó en los esfuerzos que el Estado debería hacer para que el sector inmobiliario salga de la crisis por la que está pasando. 

Actualmente, la oferta actual de vivienda de interés social es de 14.450 unidades en Ecuador, pero, según los constructores, aún falta la promoción del programa.  Las instituciones financieras privadas entregaron USD 31 millones en nuevos créditos para Vivienda de Interés Social (VIS) en el primer semestre de 2022. La colocación de este tipo de crédito, que tiene una tasa de interés preferencial de 4,99% anual, subsidiada por el Estado, creció 62% frente al primer semestre de 2021.

El crédito VIS es para compra de viviendas nuevas que tengan un valor de hasta USD 75.650, en proyectos habitacionales aprobados por el Ministerio de Vivienda. Sin embargo, durante el foro se dijo que aunque VIS son los que tienen más demanda en el mercado inmobiliario, la oferta todavía no es suficiente. 

Patricio Álvarez explica que entre los principales desafíos que existen, está el incremento de precios, los problemas de tasas de interés, costos en todo lo que es importado y el hecho de que los compradores han bajado su capacidad adquisitiva. 

“Necesitamos seguridad jurídica para que nos permitan realizar proyectos inmobiliarios, necesitamos hacer que la gente quiera volver a vivir en la ciudad de Quito y  la mejor manera de hacerlo es construyendo nuevos proyectos inmobiliarios”, dice Patricio. 

Uno de los factores que desincentiva la construcción de este tipo de viviendas es que el precio del suelo es muy alto, por eso más que en los proyectos VIS, a los constructores les resulta más atractivo invertir en los proyectos VIP. 


Menos castigos, más incentivos: 

En su intervención Alejo Barrazueta explicó que en lugar de que acciones como construir en las alturas sea un castigo, éste debe ser un incentivo, por eso se  propone que los gobiernos locales trabajen en Alianzas Público Privadas (APP) con los constructores para destinar terrenos abandonados al desarrollo inmobiliario.

Mauricio Marín y José Andrés López explican que el desafío para el MIDUVI también es grande ya que “los recursos son escasos y que estos tienen que ser distribuidos para todos los sectores”. Es así que afirman que, por la parte tributaria, ellos pueden funcionar como “un interlocutor positivo”, pero, para que la crisis inmobiliaria se reduzca, lo que se debe mantener, es “la lógica con la que se construye el programa VIS y VIP”. 

Para culminar, los constructores dieron sus perspectivas finales, mismas en las que se concluyó que porque el sector inmobiliario está pasando por una crisis muy complicada, el apoyo que piden los constructores es que el municipio “acelere los trámites y que no les vean como el enemigo, sino como un aliado que quiere transformar y mejorar la ciudad mientras se genera empleo”.

Mundo Ekos
¡Regístrate!
y recibe contenido PREMIUM
SUSCRÍBETE